“Como amarte a fuego lento”

Puebla, Puebla

Mayo de 1997 (Redacción primaria) & Junio 2013

Fotografía: Juan Salvador Fernández Tamayo AOKI SUKO STUDIO

Fotografía: Juan Salvador Fernández Tamayo
AOKI SUKO STUDIO

“De fogones y remembranzas”

Hace tiempo me encontraba buscando en el cuarto de mis recuerdos, entre tristezas, alegrías, esperanzas, deseos, algo interesante para regalarte… había pensado en darte una parte de mi infancia atada a un globo, pero se me hizo demasiado cursi. Después en un cajón encontré las lágrimas de mi primer beso y las manos sudadas de mi primer amor y decidí que ese regalo tal vez podría agradarte, pero recordé tus celos y cerré el cajón.

Realmente estaba desesperado al no encontrar el regalo perfecto para ti… Nada me llenaba; o más bien nada se acercaba a ti lo suficiente como para ser el regalo ideal…

Había lágrimas en frasquitos, sonrisas en baúles, esperanzas en sobrecitos, pero ninguna lagrima, ninguna sonrisa, ninguna esperanza me complacían. Fue en ese momento cuando desesperado y apunto de cerrar mi cuarto de los recuerdos, bajar a la realidad y salir a comprar un ramo de rosas terrenales en la esquina de alguna calle, vi algo en un rincón que llamó mi atención…

Me acerqué un poco más para poder mirar que era lo que había llamado mi atención y descubrí un libro viejo como el mar, roto, y con la mayoría de sus hojas sueltas; de mi salió una risa de frustración al pensar que lo que tanto había llamado mi atención no era más que mi corazón…

Decidí colocar el libro lejos otra vez y bajar a la realidad, pero hubo algo que me detuvo un instante. Recordé tantas cosas, y las ganas de leer un fragmento de mi libro del corazón me invadieron. Bien dice el dicho que “la curiosidad mató al gato”, y esa misma curiosidad me estaba comiendo por dentro.

Regresé al estante donde había colocado el dichoso libro, me busqué un lugar cómodo en el suelo para comenzar a leer, y fue justo ahí cuando una hoja muy maltratada se escabullo del libro y calló sobre mis piernas…

La tome, y comencé a leer… “Como amarte a fuego lento” recitaban sus letras.

Antes de comenzar tiene que recordar que la siguiente preparación no es para principiantes, es complicada y requiere de mucha paciencia, mucho sudor, mucho sufrimiento y alegrías….

Me sorprendí, pero la duda seguía dentro de mí, así que decidí aventurarme a continuar mi lectura.

Esta receta es una receta antigua, su elaboración amerita de mucho respeto, mucho amor, y mucha cabeza. El ingenio que cada cocinero aplique a dicha receta dará el toque de oro…

Cada ingrediente tiene que ser fresco, a excepción claro de aquellos que requieren alguna maduración especial. Cada esencia usada tiene que ser de la más alta calidad y no escatime en cantidades, el sazón es básico para realizarla.

La lista de ingredientes parecía concebida por el más especializado chef que yo pueda recordar, pero daba la casualidad que muchos ingredientes  los tenía a la mano.

Así, fascinado por tal coincidencia, decidí seguir la lectura.

INGREDIENTES.

1 Mujer. (No vasta con una mujer cualquiera, debe cumplir con “todas” las exigencias que el que realice esta receta deseé)

100 g. De nostalgia (procure que recolecte la más selecta, las más añejada que pueda encontrar, eso dará mejor sabor)

150g. De esperanza.

50g. Dolor. (El dolor no tiene que ser el dolor de sufrimiento que se encuentra en cada esquina. Procure utilizar el dolor del esfuerzo, el dolor del cansancio, el dolor del amar.)

50g. De Deseo (es básico usar un deseo puro, transparente y sin malas intenciones)

35g. De sudor y lágrimas (si usted no usa lágrimas en esta preparación, le aseguro un fracaso seguro, es vital que se utilicen, y que estas provengan del corazón.)

1 cucharadita de Infancia (cocinar con el corazón es la base del arte de la cocina, cocine con sus recuerdos a flor de piel)

1/2 cucharada de Fantasía.

Una buena botella de besos (utilice una cosecha vieja, la mas añejada)

Sal de amar

Pimienta traída de viajes hechos en la juventud

Hierbas de olor.

Seguía fascinado juntando ingredientes, hasta que reuní todos; un poco de aquí un poco de allá, una vez listo el “mise a place” de mis ingredientes seguí leyendo.

Seguí entonces pues con mi lectura, ¡a no momento algo me faltaba¡ ¡claro está música! Rápidamente para no distraerme de mi lectura, corrí a un cajón abandonado y saque sin ver, como si mi mano se guiara sola, un viejo disco que comenzó a sonar, desde luego música de mi infancia, música que con cada nota llenaba mi corazón de gozo…

PREPARACION.

Es adecuado que la Mujer permanezca en marinación de sudor, lagrimas y besos cuando menos desde el primer día que la vio, esto llenará de sabor la preparación.

Una vez marinada, procure tratarla de la manera más delicada que encuentre… no queremos estropearla.

En una sartén, ponga un poco de su aceite favorito (“Placer” iría bien en esta preparación, el “Cariño” también es otra opción), ahora bien; decida acitronar un poco la paciencia y el deseo, manténgalo sobre el fuego hasta que desprenda ese olor que hará que una lagrima salga de sus ojos… ese es el secreto y es cuando usted debe comenzar la cocción.

No acelere el fuego, no nos interesa tener listo el platillo en minutos, esto puede tomar años, así que relájese y continúe su preparación.

Ponga un poco de dolor y observe como poco a poco va cambiando la preparación, se hace más fuerte, se intensifican los sabores, está comenzando a reaccionar cada uno de los ingredientes que ha mezclado y se están comenzando a formar  uno solo.

Es momento de abrir la botella de besos, no sea tímido, bañe a su niña con besos, es el mejor ingrediente para ablandar asperezas y para demostrar que está usted fraguando bien sus preparación.

No tenga miedo, no aparte la botella, es aconsejable que de vez en cuando acompañe la cocción con una caricia, con las manos impregnadas de deseo, y que vierta sobre ella mas besos… si se acaba la botella y considera usted que aun requiere mas hágalo, no se detenga, recuerde que cada chef es un mundo.

Es justo el momento de rectificar, para este punto debe estar casi todo listo, debe estar usted lleno de olores, sabores (claro que tiene que probar lo que se esta preparando, es muy importante) y debe estar seguro que todo va bien. Ahora tome un poco de sal de su espalda, sal de sus labios, sal de su vientre y póngala sobre la preparación.

La pimienta la puede conseguir de las risas y cada momento que ha compartido con ella.

Tómese su tiempo para entrar en el jardín “especial” y arranque un poco de amabilidad, un poco de ternura, un poco de amor, y píquelas finamente, recuerde que así se intensifican los sabores.

Agrégalas y es hora de tapar la cocción, no sea imprudente ni desesperado, esto no es arte de magia.  Todo toma su tiempo para estar, guíese por el sonido que desprenden tantas cosas juntas, siga el camino de su olfato que le indicara cuando es momento de retirar la tapa.

Cuando lo haga, no apague el fuego, desgraciadamente esta preparación requiere de un fuego constante, así se mantendrá plena y viva…

Delicadamente colóquela en el plato de su ser; vajilla mejor no habrá de encontrar, reserve el jugo que se ha desprendido, y viértalo sobre la preparación, es ahí donde está el sabor, esté seguro que no se quedo nada en el sartén.

Decore su plato con alguna guarnición apetecible como sueños, anhelos, o una buena vinagreta (agua y aceite) de años por venir sobre una ensalada de hojas de fortaleza y alegría.

El plato se tiene que ver hermoso, tome su tiempo decorando, cuidando cada detalle, y cuando lo tenga todo listo… cuando este convencido que la a amado a fuego lento, observe ese momento, no respire, no haga nada mas que sentir, y observe su creación, es el momento de gozar todo lo que ha vertido sobre este plato, y el tiempo que ha invertido en el…

Disfrútelo al máximo, cada bocado será un éxtasis, eso se lo aseguro.

No habían palabras dentro de mi… había seguido al pie de la letra la receta… y ahora, cuando despierto del trance en el que estaba metido, y me disponía a ver mi plato terminado, estabas tu ahí… al centro de todo.

Tu sonrisa, tus ojos, tus pechos, tus manos, tu amor… toda tu estaba frente a mi… fue ahí cuando decidí  sacar una botella aun mas vieja de besos y beberla a tu lado, acompañamos la cena con un postre (el cual espero algún día recordar la receta) cubierto con una salsa de hacer el amor, y en ese cuarto, permanecimos desnudos, abrazados y sin hablar hasta que abrí mis ojos y volví al mar.

Juan Salvador Fernández Tamayo.

Anuncios

“La cocina Un Tatuaje que no se quita.”

Puebla, Puebla

16 de Marzo de 2013

 

INTRODUCCIÓN.

Tenía varios días con un tema o idea rondándome la cabeza. La idea de hacer una “Tiraera”, un cuento rimado para “tirar”, para poner un alto a aquel que está esperando que siga con la boca cerrada. Lo escribí, leí varias veces mi cuento y lo tiré todo; lo guarde en el “baúl de los recuerdos sin sentido y escritos sin corazón y mucha agresión” e inmediatamente escribí este pequeño cuento que espero te guste, y TU entiendas que ser profesional, no un profesionista, va de la mano con la educación y el respeto. Y esto duelen mucho más con gente como usted.

 

“Para María, la única salida, escape, medicamento, terapeuta, amiga y confidente que he tenido en mi vida.”

 

“Pa’ que tirarte a un escuincle cagón.”

Juan Salvador & María & Germán

 

 

Todo inicia siempre con un sentimiento de “vértigo”, aderezado con la “loca” idea de estar sobre una ligera balsa que navega en el basto océano de la “Gastronomía”. El eterno espectáculo de una “batalla campal” que se inició hace varios siglos.

Hace 16 años decidí izar mis velas, sobrevolar un continente, y sobre la “ligera balsa” iniciar esta aventura, que hoy se, me acompañará toda la vida, porque la cocina es un tatuaje que no se quita.

España en 1998 era otro mundo, las “pesetas” se defendían con uñas y dientes ante el poderoso Euro que amenazaba con dominar; me es gracioso recordar el enfado generalizado de los “viejos” a tan abrupto cambio económico, La Cataluña que me recibió era un “caldo de ideas geniales” y yo a mis 18 años, estaba listo para comerme el mundo entero.

Un stage de 3 meses en el “Salpicón” de Chicago, bajo la tutela de la Chef Priscila Satkoff, dos trabajos de “Stuart” (lava loza), más un buen año y medio de “barista” en una cafetería popular del país me tenían “rebosando conocimientos” y a mis 18 años, estaba listo para iniciar mi carrera a ser llamado “CHEF”.

Apenas ancladas mis velas en Sant Pol de Mar (EUHT Sant Pol de Mar) con un cambio de horario fatal (el precio de viajar por primera vez), una nueva alimentación, cultura, amigos, casa, cine y hasta velocidades de conducir, transformaron mi “ligera balsa” en un Jet Sky con estructura de palma y ramas, que marchaba a toda velocidad. Mi “saco de conocimientos” los centenares de revistas de “cocina” y mi ego al 100, solo alcanzaron para dar una mediocre explicación sobre: dónde vengo, quién soy y que comemos en casa. Mis piernas temblaron, o mejor dicho se tronaron.

El “Viejo Mundo” nos llevaba una vida de ventaja, aun se podía respirar en la calle el ambiente hermético de una comunidad autónoma española en constante evolución, en constante metamorfosis culinaria, este nuevo contacto hirió mi cuerpo y mente con “zarpazos de fuego y peroles” Había tanto por conocer, tanto por experimentar y tanto por probar. 

Dos años solo alcanzaron lo suficiente para formar un “técnico en cocina”; un muchacho despierto, con idea y con las mismas ganas de siempre por saber y conocer más, un nuevo y afortunado “cocinero” que ama preguntar siempre ¿por qué? y remata sus cuentos con un ¿con que finalidad?.

 

Imagen

Mi balsa se había hecho más “fuerte”, ahora poseía conocimientos, y había podido “respirar” a los Genios del Fuego. Me había topado frente a frente con algunos de los máximos exponentes de la gastronomía mundial, con los “cracks”, los admiraba, los imitaba en idea y comportamiento; y poco a poco traté de entender, o descifrar su “nueva cocina”. El resultado fue inmediato, un tatuaje en cuerpo y alma. Mi mente reflexionó: Y NO se quita.

Tener la increíble oportunidad de “rogar”,  por “unos cuantos minutos” dentro de la cocina de Carmen Ruscalleda se fue transformando en una meta, era una “marca” que mi cuerpo quería tener, quería poder contar a mis amigos “hey, ves esta quemada, esta es del Sant Pau”. Mi mente se torció dentro de los fogones. Trabajar con Ferrán solo “encerró la idea de orden y perfección” muy dentro de mí, y muy poéticamente diré que cada “contacto físico” que se pudo producir frente a ellos, “erizaba mi piel”, tal y como lo puede hacer Justin Bieber o las máximas luminarias de la TV; si en efecto… me sentía “cual vil fanático frente a sus artistas favoritos” o como mi primo solía decirme “Cual vil espectador desgarrando la garganta por los Bukis”. La voz te tiembla, tus tan fundamentadas ideas se hacen “chicle”, y te topas con genios, muros, leyendas, que “no destruyen ideas” simplemente te enseñan a forjarlas y mantenerlas. Lo más prudente, correcto y acertado fue y será, cerrar la boca y aprender.

Hoy en día vivimos en un mundo “Gastronómico” más que político, los jóvenes estamos cansados de frenar el ritmo para “ser entendidos”, el “nuevo mundo” está aburrido de enfrentarse a conflictos, querellas y problemas, que realmente “no” nos interesan. Las guerras ahora las peleamos con ideas, colores, texturas y formas y el ejército de esta “nueva gente” está en todas las ramas a estudiar.

“Gobernar” se ha transformado en una rara, tal vez aun mal entendida por algunos de nosotros, idea de “ensuciarse las manos”.  El campo de batalla ahora se llenó de cacerolas y sartenes, tintas y papeles, colores y sabores, el “nuevo mundo” influye en las ideas, no las “gobierna”, no hay balas para matar, solo tenemos creatividad.

Las nuevas mentes están en ebullición hace tiempo y hoy más que nunca están listas para derramarse. Ferrán Adriá nos “frenó a todos en seco” y nos puso a pensar, nos dio nuevas armas, nuevas herramientas, y también nos dejó ver que “su mundo” su “loco mundo” es el inicio de una revolución, él ha “tirado la primera piedra libre de culpa” nos ha tatuado una simple idea… “no hay límites para crear, solo deja volar la imaginación” nos enseñó a no copiar para poder innovar.

Imagen

 

Podrás ser amante y apasionado de la cocina de vanguardia, la cocina tecno-emocional y fundamentar tu cocina en este nuevo universo, o podrás oponerte rotundamente a la aplicación de técnicas, de polvos, de geles, esferas, velos, de cosas que “no se ni como se comen” deshidrataciones, liofilizaciones, maquinas del futuro, aparatos carentes de botones análogos, artilugios alquimistas, caballos de hierro que despiden humo congelado por los hocicos… Atrás!!! “apartaos de mi bestias, hechizos y brujerías.”

Pero al final todos los cocineros de este hermoso lugar llamado “Tierra”, el alquimista del sabor, los viejos, los nuevos, todos los aventureros que defendemos nuestras ideas gastronómicas, vamos a estar en común acuerdo que:

“La balsa de cualquier cocinero zarpa del mismo muelle, aquel puerto de abrigo cálido que nos formaron los grandes, los “Chefs”.

Ese camino “sedoso” y tan basto que hoy entendemos como gastronomía.

De este mismo lugar zarparán nuevas barcas, nos haremos a la mar nuevos cocineros; muchos no llegaremos, así es la guerra de los sartenes; otros “rasgarán el cielo”  y nos enseñaran nuevos puntos de enfoque. Pero solo algunos, solo esa “corte celestial” que muchas veces parece tocada divinamente, podrá pasar a la historia, podrá ser recordado como Chef.

La buena noticia es que cada nuevo cocinero trenzará su camino para llegar a la punta, una raza que no descansa, siempre con su cocina nos deja claro el camino, nos enseña cómo llegar a puerto, como lograrlo, nos muestra sus “rutas de navegación” para no perder el camino, el Chef guarda celosamente sus secretos, pero por propia naturaleza es y será un ser creativo que ama contar cuentos y compartirlos. Nuestro reto, nuestra parte en la historia es “decodificarlos”, estudiarlos, entenderlos y superarlos.”

La gastronomía es un tatuaje que no se quita, no se borra y muy difícilmente puedes ocultar. El ser gastronómico caminará con la cocina a flor de piel, el ser gastronómico reconoce su “pequeño” rol en esta batalla y sin pensarlo dos veces, se suma a las fuerzas combatientes.

“La carrera de un cocinero técnico formado en el extranjero  el licenciado en gastronomía por el ICUM,  las desveladas de dos años tratando de entender a “la vid”, 3 continentes explorados, muchos kilómetros caminados, un sin fin de sabores atrapados,  las jornadas eternas, y todas las marcas que pueda mi cuerpo tener, son hoy para mi el inicio de una formación, son el primer paso que mi barca necesitaba y mi mas grande logro, mi vida. 

La cuestión es hacer gastronomía, no importa tu estilo o tendencia, simplemente lo hacemos por el puro amor a la cocina.

 

 

Juan Salvador. 

“Las cosas suceden por algo”

Puebla, Puebla.

8 de Febrero 2013

 

Las cosas suceden por algo,  siempre he escuchado cosas como estas.

Cientos de lenguas repitiendo generación tras generación, las mismas cantaletas.

Que sucedería si por un solo día, todos tuviéramos 24 horas de “ganar – ganar”; 1440 intensos minutos en el que cada Refrán, cada tradición bien intencionada, mas sin embargo inocente, funcionara al 100%.

 

Acaso sería  que este día pueda uno no madrugar; tal vez dejar correr un poco las horas, tal vez acariciar más prudentes horas. Y con el correr de los minutos, soplando ron, untando hierbas, mascando tabaco y derramando agua de coco, Dios me ayude.

 

Sería el día donde la caprichosa naturaleza espigaría todas sus formas y figuras al sol, alineándose una tras de otra hasta formar una perfecta monotonía, hoy sería el día donde el incansable, imponente y añejo mar, pondría a remar al mundo entero.

 

Cada casa bien barrida hoy; despojaría a cientos de viejos y necios recuerdos encerrados en muros, gavetas y armarios; que encontrarían los cielos solitarios y silenciosos, mientras que al alejarse verían que la profesión más popular después de Licenciado en Leyes, sería tener tu propia, lustrada y muy colorida jaula, encontrar un fresco parque y no olvidar los cientos de tarjetas con más buenas intenciones para todos.

 

El listón rojo pasaría de moda muy rápidamente. El “mal de ojo” después de experimentar una extraña soledad en este planeta o plano, 6 horas a la semana con un psiquiatra durante 2 años, cientos de pastillas de colores, un litro de tequila al día y dos paquetes de nicotina lo harían tomar la decisión de colgarse de la bañera. Hoy está de moda el listón negro, por rudo.

 

El señor Cesar estaría bastante ocupado entre arrebatos y regalos; todo restaurante de tapas españolas alrededor del globo se vería envuelto en una huelga generalizada. La radio repica: “la división de bandos entre los panes y las botellas de vino, han llevado esta querella a la TV nacional”; arrebatando titulares a la noticia de la mañana en relación al problema en parques y jardines y una extraña plaga de hiedra. Muchos jardineros levantarán protesta formal, recitaba la locutora.

El re-encuentro de los desaparecidos hermanos “Muy” y los “Tan” que habían sido sometidos a vivir mezclados y lejos el uno del otro, hoy me han dado la idea de pintar una vida de colores, se que he obrado bien, sé que soy perseverante sin alcanzar y siempre cargo en mi cartera a Nuestra Señora de Lujan, pero el aire se respira diferente de regreso a casa,  me incomoda la gente de hoy; hoy mucha gente a mi alrededor se comerían mis ojos y regresarían con sus cuervos.

 

Hoy por la noche la luna se salió de órbita, los reos se confundieron con los guardias, lanzamos bombas a los malos y les cayeron nuevamente a los buenos, el país tuvo un crecimiento como ninguno en la historia, el pueblo gobernó. Hoy por la noche, fumando el último cigarro de la jornada, nadie volvió de “aquellos que dejé ir”, me dio mucho gusto, sé que no he dejado ir a la indicada.

 

“Las cosas suceden por que suceden” por sabias, por viejas como el mar, las tradiciones son la sazón de la vida, los refranes son breves cuentos de historias muy largas. Las cosas nos suceden en la vida bajo el sabio diseño de la naturaleza, el sabio confort del mar, y el sabio amor de Dios.

 

Juan Salvador Fernández Tamayo

“NOTA EN BLANCO #1.”

Puebla, Puebla 17 de Mayo de 2011

Full Moon

 

 

El mundo se ha transformado en algo plástico, inerte y aburrido… donde una sonrisa y ¡buenos días¡ son sinónimo de acoso, un lindo sentimiento es ahora un “dato electrónico” , reír es equivalente a locura y el arte es aburrido y pasado de moda”

 

 

 

Estoy seguro que este NO es mi planeta.

 

 

“Diagnóstico”

“DIAGNÓSTICO”

Kho Samui, Tailandia 26 de Octubre de 2010

No sé qué hacer… me detengo, medito, reflexiono, aprendo, presiono RESET.

“Soy hiperactivo emocional”

Vuelvo al inicio.

S

¿Apagar sistema?

N

Si no apaga el sistema podría presentarse un comportamiento cíclico del mismo ¿Está seguro de no apagar el sistema?

S

SISTEMA EN OPERACIÓN.

 

 

“Me criticas y satanizas por ser ecologista, argumentas que mi esfuerzo no vale la pena porque nunca será suficiente y solo pierdo mí tiempo. Yo te maldigo por tu hambre de consumir, destruir y pisotear lo que encuentres frente a ti, destruyendo un mundo que amo aun a pesar de no ser mío.”

“Nota en Blanco #2”

Puebla, Puebla.

9 de Noviembre de 2011 (media noche)

Cuando deje de despertar con las manos adoloridas de aporrear teclas por horas, obteniendo cuartillas electrónicas inertes y regrese al confort y placentero tacto de la tinta salpicada en papel.

Cuando vuelva a oler mi lectura en papel, dejando a un lado el agotador brillo de la tecnología.

Cuando descubra que callar es gritar en silencio, entienda que el centro del universo no hace referencia a mi existencia y aprenda a combatir con mis demonios sin escapar.

Cuando comprenda que mi corazón ya no pertenece a esta tierra, y aprenda a conciliar mis sueños con menos sueños.

Cuando pueda abrir el viejo libro sin desatar huracanes y tus recuerdos no se traspapelen en mi vida.

Tal vez ese día comprenda quien soy yo, solo tal vez ese día entienda quien soy yo y realmente confío y tengo la esperanza de que ese día descubra quien soy yo.

¿Cuándo?

J. Salvador Fernández

 

Soundtrack Mental: Edith Piaf – Je Ne Regrette Rien

“Crecer complica las cosas”

Puebla, Puebla.

17 de Marzo de 2012

 

1990 (la mera mata de la buena música, las modas alocadas y mis hermosos 10 añitos cumplidos)

 

 

Chavita: Oye?????

Peke: Que…

Chavita: Es que… bueno.. es que yo… no, no mas bien TU…

Peke: Ajaaaaa…

Chavita: Me gustas… (acto seguido sales corriendo, abrazas a los cuates, les cuentas la hazaña, y corriste tan deprisa que NUNCA escuchaste la respuesta de Peke… “changos” habrá que volver a tomar valor)

 

 

2012 (año del fin del mundo, ya ni se que música es cual, me visto igual que toda la vida por lo tanto la moda me vale moco, y estoy a punto de cumplir mis no tan hermosos 32 añitos)

 

 

Chavita: Oye?????

Peke: Que…

Chavita: Fijate que yo,  hace años que bueno, mira el otro día, y la amistad, y han pasado los años y hemos visto, creo que tu y yo hemos pasado por lo mismo y bla bla bla bla bla bla

TRES HORAS DESPUES y medio pomo de tequila….

…Siii y creo que ¡¡¡Hiip¡¡¡ pues la verdad es mejor que yo y tu….  ¡¡Hip¡¡ porque a mi no me gustan los “morelitos” “romelitos” los los “ROMERITOS”  y si la luna y las estrellas… ¡¡hiip¡¡  la poesía y el amor verdadero… ¡¡Hiip¡¡.

Peke: ZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Chavita: (1 semana después) he visto que la luna brilla en tus ojos, y siento que los chones se me hacen yoyo… bla bla bla bla… Cuando pienso en ti como que me hace “chaka chaka” (ariel, y no la sirenita si no el detergente) la panza y bla bla bla bla….

Peke: ZZZZZZZZZZZZZzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Chavita: (2 Meses después….) QUE QUEEEEEEEEEE ya tienes novio????? pero yo pensé… pero… pero… no pus felicidades (un YEEIII muy apagado suena de fondo musical) chaparra… 

Peke: Hayyy ternuritaaaaa te llamo va… (pero por cobrar jijo del mal, hablas como si te pagaran me cae) muak mauk. Besos amigi.

 

 

FIN…. 

 

 

Moraleja: Un ME GUSTAS no es un botón, ni mucho menos un dato… ni tampoco son historias, ni cuentos, ni es amor eterno, bueno ni es un contrato ni un documento… un ME GUSTAS es un simple ME GUSTAS… es un ufff y wow… simplemente ME GUSTAS pues…

 

Dilo con frecuencia, dilo sin miedo, dilo directamente, PERO DILOOOOO

 

PD.- Y si lo vas a decir, no armes cuentos eternos por el amor a Buda… solo di ME GUSTAS. Fin

 

Imagen